MIRLO ACUÁTICO

(Cinclus Cinclus)

Solamente los ríos de media y alta montaña libres, limpios y tranquilos —allí donde abundan los pequeños invertebrados acuáticos y el agua salta entre chorreras y rabiones— nos permiten contemplar la rechoncha silueta de un ave que está ligada como pocas al buen estado ambiental del entorno en el que se desenvuelve. El mirlo acuático depende absolutamente de los cursos bien conservados y, por ello, su número desciende alarmantemente en casi toda su área de distribución.
 
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información